Saltear al contenido principal
942 571 376 609 411 879
LA OBESIDAD NO ES UNA BROMA

LA OBESIDAD NO ES UNA BROMA

Según la OMS, actualmente, la obesidad es una enfermedad que afecta al 54% de los perros y gatos urbanos.
Se trata de una acumulación excesiva de tejido adiposo, que, además de actuar como reserva energética, tiene un papel activo en la regulación de ciertos procesos vitales y en el desarrollo de algunas enfermedades. Por ello, es considerada como una ENFERMEDAD INFLAMATORIA CRÓNICA.
Un animal obeso no es un animal feliz. Además de problemas de movilidad y sedentarismo, la obesidad acaba desembocando en un porcentaje elevado de ocasiones, en enfermedades de mayor gravedad tales como diabetes, pancreatitis y cardiopatías.
Debemos tener en cuenta que alimentar a un animal no es sinónimo de nutrirlo, ya que un nutriente es por definición “todo componente del alimento que ayuda a mantener la vida”. Tanto la elección equivocada de nutrientes como las cantidades inadecuadas pueden provocar desequilibrios fisiológicos de diversa índole.
La ración de alimento que tenemos que proporcionar a nuestras mascotas debe estar siempre ajustada a sus requerimientos nutricionales, los cuales, a su vez, dependerán de distintos factores como la edad, la raza y el estilo de vida.
Si tu perro/ gato tiene sobrepeso, no lo dudes, debes y puedes ponerte manos a la obra y ayudarle a recuperar la forma.
Algunos consejos que pueden ayudarte tanto si es tu caso como si no, son:

1. Elige el alimento adecuado. Las dietas caseras difícilmente estarán equilibradas. Los piensos comerciales aportan los nutrientes en las cantidades adecuadas y los de gamas altas y premium garantizan la calidad de estos.
Todas las casas comerciales tienen variedades adaptadas a la edad del animal.
Y existen dietas especiales para tratamiento de la obesidad que son muy efectivas para las primeras fases del proceso de adelgazamiento.
2. Ajusta la ración a las necesidades de tu perro/ gato. A ser posible, divídela en 2 o incluso 3 tomas diarias.
3. Evita todo tipo de picoteo. Si él ve que no cedes, en pocos días dejará de pedir.
4. Incrementa su nivel de actividad dentro de sus posibilidades.
5. Mantén agua fresca siempre a su disposición.

Y recuerda, que siempre es más fácil evitar que coja peso, que hacer que lo pierda.

Volver arriba